Hogarclothes → El lujo de segunda mano se dispara un 50% en Estados Unidos: "Ahora la gente es más práctica"

El lujo de segunda mano se dispara un 50% en Estados Unidos: "Ahora la gente es más práctica"
party location

Por mens

  • 21/06/2022
108 Puntos de vista

El lujo de segunda mano se dispara un 50% en Estados Unidos: "Ahora la gente es más práctica"

Comprar ropa y accesorios ya estrenados y utilizados por otra persona es una práctica que en Estados Unidos ha crecido un 50% en los últimos cinco años, y que este año moverá más de 138.000 millones de euros. En 2030, esta cifra casi se triplicará.

Luis Lara, profesor de Internacionalización del ISEM, aporta un aluvión de cifras muy significativas: "Según un estudio realizado por ThredUp, empresa americana dedicada a la venta online de ropa de segunda mano, este mercado crecerá casi dos veces más rápido que el segmento del fast fashion a finales de esta década".

DATOS DE ESPAÑA

¿Y en España? Lara asegura que no hay datos, solo los publicados por "una empresa, Humana, que representa una porción del mercado total. En 2015, tenía 40 tiendas que vendieron 2,8 millones de prendas. En 2019, el número de artículos adquiridos ascendió a 5,2 millones en 53 establecimientos".

Lo cierto es que proliferan las tiendas dedicadas a esta práctica y también los consumidores que se acercan a ella. S.B., de 25 años, atesora en su armario un mono de mecánico de Le Mans. Le costó 1 euro y ahora se ha convertido en una pieza de coleccionista que los amantes de la moda noventera estarían orgullosos de tener.

Este es uno de los fundamentos de la segunda mano: hacerse con piezas que de otra forma serían imposibles de conseguir, bien sea por su elevado precio, porque ya no se hacen ahora o por su exclusividad.

CHOLLOS DE LUJO

El lujo de segunda mano se dispara un 50% en Estados Unidos:

Bien lo sabe Agustín Liébana, propietario de la tienda madrileña Vestiaire Vintage y director durante 20 años de la boutique de Hermès en la capital. En su establecimiento (Diego de León, 34) vende artículos de lujo de segunda mano.

Allí pueden encontrarse desde el mítico bolso de Chanel 2.55, que en la tienda de la marca supera los 4.000 euros, por 3.000 si está en perfecto estado, y por entre 2.000 y 2.500 si tiene algún desperfecto. O, la joya de la corona, con listas de espera en todo el mundo: el modelo Birkin de Hermès, que de los 9.000 euros que cuesta nuevo en Vestiaire Vintage se consigue por unos 6.000.

Pero ¿cómo logra Liébana estos objetos que luego saca a la venta? Generalmente proceden de gente, según dice, "caprichosa, que compraba y luego no se ponía, como esos 14 pares de zapatos de Chanel sin estrenar" que ha recibido hace poco, o "bolsos que regalaba un marido a su mujer, a esta no le gustaba pero no quería cambiarlo, y que prácticamente no ha utilizado".

Liébana ha notado un antes y un después en la venta de segunda mano a raíz de la pandemia. Según dice, han cambiado los valores de las personas: "Ahora la gente es más práctica y menos frívola, se nota que hay menos tontería y también menos actos sociales. Se gasta con menos alegría". Por lo tanto, prosigue, hay más gente que quiere vender.

UNA CUESTIÓN ÉTICA

La mayoría de sus clientas ya han cumplido los 50, aunque también vende mucho a mujeres de entre 30 y 40 años. Pero la segunda mano no es solo para este tipo de consumidores, los jóvenes se acercan a ella por otros motivos. Como dice S.B., "es una cuestión ética. Tal y como está la moda en cuanto a derechos laborales y a medio ambiente, prefiero comprar estos productos en vez de los nuevos".

En este punto incide Luis Lara, que explica que "la segunda mano se ha disparado por causas asociadas a unos valores que busca el cliente como la reutilización y reciclado frente al impacto medioambiental de comprar ropa nueva. Y quizá también, en los estratos de consumidores más jóvenes o con menos recursos, de centrar el gasto en otras categorías de productos y servicios".

También se asocia a esta corriente el movimiento upcycling (reciclar y elevar), que consiste en que las propias firmas y los diseñadores crean colecciones a partir de prendas y tejidos ya utilizados. Un concepto que, para Lara, permite "a las marcas ser fieles a unos valores relacionados con el impacto social, que van a ser determinantes en el futuro del sector durante esta década. En consecuencia, casi todas las grandes están desarrollando esta cara B de su negocio, con la venta de productos reciclados y de segunda mano certificados".


Conforme a los criterios de

The Trust ProjectSaber más
Etiquetas: 

Categoría

Artículos calientes

  • 02/02/2022
  • 07/02/2022
  • 31/01/2022
  • 05/02/2022
  • 15/02/2022
  • 30/01/2022
  • 07/02/2022
  • 01/02/2022