Hogarropa → Padres perdieron a s...

Padres perdieron a su hija en el derrumbe del puente de la FIU y enfrentan a situación | El Nuevo Herald A cuatro años de la caída del puente de FIU, familia que perdió a su hija encuentra aceptación

Sur de la Florida

por Jimena Tavel

ORDER REPRINT→

Nada más entrar en la habitación de su hija, Gina Durán se dirige al armario.

Busca entre la ropa hasta encontrar la camisa favorita de Alexa: una blusa de cuadros azules y blancos, la que Durán sacó del bote de ropa sucia poco después de la muerte de su hija.

La abraza contra su cara, aprieta la camisa, cierra los ojos y suspira: “Sí, todavía huele a ella”.

Fue hace casi cuatro años, un jueves por la tarde del 15 de marzo de 2018, cuando el puente peatonal en construcción, el cual la Universidad Internacional de la Florida (FIU) prometía que llevaría a los estudiantes sobre el concurrido Tamiami Trail, se derrumbó, matando a seis personas, incluida la hija de 18 años de Gina y Orlando Durán, Alexa, estudiante de primer año de la FIU.

El Gran Debate

Una mirada semanal a las columnas de los escritores de opinión de el Nuevo Herald

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad y Términos de Servicio de Google.

Durante días, semanas y meses después de la tragedia, Gina se aferró a esa camiseta, metiéndose en la cama de su hija, sollozando.

El dolor le impidió desmantelar la habitación de su hija menor, que sigue tal como estaba, hasta la alcancía rosa en su mesita de noche y el tablero de corcho sobre su cama, con todas las letras grises y verdes del equipo universitario, las cuales ganó como animadora y bailarina en la escuela secundaria Archbishop McCarthy.

El dolor le causaba pánico cada vez que oía la sirena de una ambulancia: le picaban las piernas, sus manos se agarraban al volante y se resistía a la necesidad de seguirla.

Y el dolor amenazaba con acabar con el matrimonio de 29 años de los Durán, la muerte de una hija sigue siendo algo demasiado difícil de soportar. Pero encontraron consuelo yendo juntos al cementerio, seleccionando cuidadosamente flores frescas del Publix que se encuentra en su vecindario para colocarlas en la tumba de su hija, hablando con ella, contándole la semana que habían tenido.

Las noticias locales nunca han sido más importantes

Suscríbase para obtener acceso digital ilimitado a las noticias importantes de su comunidad

#TuNoticiaLocal

Los Durán tienen otra hija, Dina, unos años mayor que su hermana. Ella no ha hablado públicamente de lo sucedido.

Ahora, cuando se acerca el cuarto aniversario de la muerte de Alexa, Gina Durán dice que se siente más fuerte. Ha vuelto a bromear con su marido. Cuando le preguntaron cuánto tiempo llevaban juntos, bromeó: “¡Demasiado tiempo!”.

Las etapas del duelo

Padres perdieron a su hija en el derrumbe del puente de la FIU y enfrentan a situación | El Nuevo Herald A cuatro años de la caída del puente de FIU, familia que perdió a su hija encuentra aceptación

“Hay cinco etapas en el proceso de duelo”, explica Gina Durán, mientras está sentada en un sillón de cuero negro en su casa del noroeste de Miami-Dade, haciendo girar su collar de cadena de oro. “Ahora estoy en la quinta etapa: la aceptación. Antes pensaba que ella volvería a casa en cualquier momento. Pero ahora he aceptado que no volverá. Ya no la espero, aunque la quiero y la extraño tanto”.

Ya no siente odio hacia la FIU ni hacia ninguna de las empresas implicadas en la construcción del puente. La primavera pasada, más o menos cuando Alexa se habría graduado en ciencias políticas en la FIU, Gina Durán visitó el campus de West Miami-Dade. Por primera vez no tuvo ganas de huir.

A finales de diciembre, los Duran vendieron D’Dago, la tintorería familiar en Hialeah, donde Alexa solía trabajar y donde mantenían “el rincón de Alexa”.

Con el nuevo año, Gina planea desmantelar la habitación de su hija, más de 1,400 días después del accidente. Piensa enmarcar la pizarra de corcho y las fotos, y quitar el resto de sus pertenencias, incluido el par de tacones de aguja negros de seis pulgadas metidos en una bolsa de Macy’s que Alexa compró unas semanas antes de su muerte.

Orlando Durán ha visitado la habitación de su hija con menos frecuencia que su mujer, pero la pérdida de su hija, a la que consideraba su mejor amiga, lo atravesó con la misma intensidad.

“Cuando ella se fue, una parte de mí también se fue”, dice, y añade que no ha podido tocar la guitarra ni cantar desde que ella falleció.

Sentado junto a su esposa en el sillón, señala la foto de graduación de la escuela secundaria de Alexa que hay junto a la puerta principal. Se despide de ella cada vez que sale de su casa.

“Honro a Alexa”, dice.

Pero ha superado la peor parte del trauma: “Estoy mucho mejor. Me he dado cuenta de que la vida continúa”.

‘La FIU aceptó la responsabilidad’

Con 174 pies de largo y 950 toneladas la estructura debía atravesar un tramo de ocho carriles de Tamiami Trail, una de las vías más transitadas del sur de la Florida. El puente peatonal debía proteger a los peatones, especialmente a los estudiantes, muchos de los cuales viven en Sweetwater y cruzan Trail para llegar al campus Modesto A. Maidique de la FIU.

A la 1:47 p.m. del 15 de marzo de 2018, el puente, que había sido izado en su lugar por grúas de pórtico especiales el sábado por la mañana antes del accidente, se rompió en el extremo norte, lo que provocó que toda la estructura se derrumbara, sepultando a los coches en el semáforo en rojo de Tamiami Trail (Southwest Eighth Street, Calle Ocho) y la 109 Avenida. El derrumbe mató a un trabajador de la construcción y a cinco personas que iban en sus coches.

Alexa, que conducía el Toyota 4Runner de su padre, se dirigía hacia el este por el Trail cuando el acero y el hormigón cayeron en cascada, aplastándola hasta la muerte mientras estaba sentada al volante, esperando a que cambiara el semáforo.

FIGG Bridge Group, la empresa matriz de una red de empresas especializadas en el diseño y la construcción de puentes de Tallahassee, diseñó el proyecto de $14.3 millones, financiado con dinero de subvenciones federales. Munilla Construction Management, una empresa de construcción con conexiones políticas en Miami, y los inspectores Bolton, Pérez & Associates Consulting Engineers también trabajaron en él. La FIU propuso el proyecto y ayudó a supervisarlo.

Después de una investigación de 19 meses, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte concluyó en octubre de 2019 que la FIU, el Departamento de Transporte de Florida, así como el equipo de diseño y construcción del proyecto y los inspectores, no reaccionaron adecuadamente a la formación de grietas y cometieron un error fatal al dejar abierta la muy transitada Southwest Eighth Street mientras un equipo de construcción realizaba trabajos de emergencia en el puente.

Munilla Construction se declaró en bancarrota en marzo de 2019. La compañía llegó a unacuerdo de $103 millones con las familias de las víctimas, y luego resurgió como Magnum Construction Management.

En enero de 2021, la Administración Federal de Carreteras prohibió a FIGG Bridge Engineers y a su ingeniero principal, W. Denney Pate, participar en la contratación federal durante nueve años. El estado de la Florida sigue haciendo negocios con la empresa.

La FIU planea construir un nuevo puente con un nuevo diseño y “medidas de seguridad mejoradas”.

“El caso está cerrado”, dijo Orlando Durán, también ingeniero.

“De todas las empresas involucradas en el colapso del puente, ninguna ofreció disculpas, salvo la FIU. La FIU aceptó su responsabilidad y ofreció sus disculpas”, añadió.

Memorial en el campus

La FIU y los Durán han estado trabajando en un memorial en el campus para Alexa, pensado para el cuarto aniversario de su muerte. El memorial constará de una estatua de bronce de Alexa esculpida por Brian Hanlon, quien decidió incluir 18 palomas, una por cada año de su vida. Cinco postes rodearán a Alexa, simbolizando a las demás víctimas. El 15 de marzo se celebrará una ceremonia, en la que se guardará un minuto de silencio a las 13:47 horas.

El derrumbe del puente afectó a la comunidad de la FIU y dañó la reputación de la universidad.

Sin embargo, casi cuatro años después, el presidente de la FIU, Mark Rosenberg, considera que el derrumbe del puente, a pesar de ser horrible, permitió a la FIU aprender de sus errores.

“Probablemente se aprende más de los fracasos que de los éxitos”, dijo. “Y ciertamente hemos aprendido mucho. Si lo piensas, mira cómo nos hemos recuperado. Mira cómo hemos tomado esa adversidad y la hemos aprovechado para hacerla una mejor universidad”.

Algunos miembros de la comunidad de FIU, sin embargo, prefieren no hablar del accidente y de sus consecuencias.

Eso no le gusta a Gina Durán, que habla habitualmente de su hija. “Eso es una estupi---”, dijo. “Me gusta hablar de ella y de lo que pasó”.

Cree que hablar del derrumbe del puente y sus causas ayudará a prevenir un futuro desastre.

Ahora pide a la FIU que se asegure de que el puente no se vuelva a caer; de lo contrario, dice, la muerte de su hija no habrá significado nada.

“Será en vano si esto vuelve a ocurrir”, advirtió.

Etiquetas: 

Categoría

Artículos calientes

  • 07/02/2022
  • 31/01/2022
  • 02/02/2022
  • 15/02/2022
  • 07/02/2022
  • 30/01/2022
  • 19/05/2022
  • 01/02/2022