Hogarropa → Consejos para desarr...

Consejos para desarrollar el negocio detallista en época de pandemia

Sé que va a sonar más que raro, pero la competencia de los cachorros humanos (bebés), son los cachorros de animal y, por lo tanto, la competencia de las tiendas de puericultura son las tiendas de animales. Seguro que ya sabéis que en publicidad siempre se recomienda que aparezca un cachorro de perro para que el anuncio (spot) guste a la audiencia, y si no se dispone de perros o no se puede justificar su presencia, se pasa a utilizar los bebés. El mensaje es, entonces, que primero y antes de todo, utilices cachorros de perro.

Los animales de compañía en los hogares españoles incrementan en cifras de entre 500.00 y 600.000 al año, mientras que los bebés lo hacen en apenas 330.000/350.000. Sólo con que la mitad del incremento de animales de compañía se de en hogares en situación de tener bebés (ya os anticipo que se da en más de la mitad), nos encontramos en que el número de perros que entran en los ‘hogares fértiles’ es mayor al número de bebés. Para poner el acento en la realidad de la situación, está claro que cada vez hay más casos de familias que tienen niños y animales de compañía y familias que solo tienen animales de compañía, que familias que tan solo tienen niños. En este sentido, el animal de compañía predilecto son los perros, que representan el 89% de los animales de compañía en España.

Seguro que, con lo leído hasta este punto, más de uno se estará preguntando “¿entonces, debo cerrar mi tienda de puericultura y abrir una de animales de compañía en su lugar?” ¡No! Ni mucho menos, pero sí que podemos preguntarnos “¿y si mi tienda de puericultura le hace un guiño a la economía y se convierte en tienda de cachorros?” (Por supuesto, tanto de humanos como de canes). Seguramente estaréis pensando “ya está Víctor de nuevo con sus locuras”, pero antes de ponerme la etiqueta, recordad la frase de Bill Clinton que comentaba al principio del artículo: “es la economía, estúpido”. La economía y la socioeconomía son las que mandan y, sin duda, es más fácil adaptarse a las realidades que intentar cambiarlas.

Consejos para desarrollar el negocio detallista en época de pandemia

Cuando más dinero se gastan las familias en un cachorro, ya sea humano o perruno, es cuando es un bebé, y hoy en día es cada vez más habitual ver familias con un niño/a (ya lo pongo en singular con conocimiento de causa) y con un perro, y por eso me pregunto, ¿y si ofrecemos compatibilizar la familia? Y sí, he dicho familia, porque no hay que equivocarse, el perro ya es un miembro más de la familia, y si centramos el negocio en los cachorros, a nadie le resultará molesto el cachorrito de perro (no en vano, ya los vendemos como peluches para los niños/as, y por algo será).

Por descontado, inicialmente nos olvidamos de la alimentación animal, ¿o no?, como diría Mariano Rajoy. En el mundo de la puericultura, la mayoría de tiendas no tocan el tema de la alimentación infantil, aunque es solo cuestión de darle una vuelta al negocio. Volviendo al tema, si no quieres complicarte con esta nueva estrategia, solo con ropa de cuna para cachorros (mantitas), cunas y moisés para cachorros (camas), elementos de transporte para la calle y para el coche (correas y cestas) y ropa de bebé cachorro (ropa de perritos), ya tendríamos en nuestra tienda algo diferente que ofrecer. Se trataría, además, de una estrategia para llegar a mucho más público, ya que debemos tener en cuenta que no todos los bebés de cachorro van a parar a hogares de gente joven con edad o intención de tener bebés humanos. Dale una pensada.

Etiquetas: 

Categoría

Artículos calientes

  • 07/02/2022
  • 31/01/2022
  • 02/02/2022
  • 15/02/2022
  • 07/02/2022
  • 30/01/2022
  • 19/05/2022
  • 01/02/2022